SOBRE EL PODER DE LA MÚSICA

Portada de Farkas

 

“Toda obra grande es el resultado de una gran pasión puesta al servicio de una idea.”

(Santiago Ramón y Cajal)

 

No es la primera vez que me ocupo del gran poder de la música para cambiar nuestras vidas, en la presente ocasión y con la benevolencia de Clemency Burton-Hill reproduciré una histórica anécdota que recoge en su maravilloso libro “Un año para maravillarse” que pone de manifiesto la gran fuerza de este arte para ayudarnos:

 

“Enero de 1942. En el campo de concentración alemán de Theresienstadt alguien consiguió introducir clandestinamente una partitura del REQUIEM DE VERDI. Contra todo pronóstico, un grupo de osados prisioneros judíos, dirigidos por el antiguo director de orquesta y compositor Rafael Schächter, decidió ejecutar esta obra intemporal en una velada que los supervivientes describieron años después como un acto de resistencia espiritual.

La partitura estaba hecha trizas, pero 150 prisioneros se las apañaron para cantarla. El prisionero Edgar Krasa, que vivió para contarlo, recordaría tiempo después que la interpretación de la inmortal misa de difuntos permitió a los ejecutantes sumergirse en un mundo de arte y felicidad, olvidar la realidad de la vida del gueto y las deportaciones, y reunir fuerzas para sobrellevar la falta de libertad.

La obra de VERDI se interpretó en el campo no menos de 16 veces. Pero cuando los prisioneros empezaron a ser deportados a Auschwitz y sus cámaras de gas, el coro de Theresienstadt empezó a reducirse, hasta que al final no quedó mas que un puñado de prisioneros que se cantaban los pasajes entre sí.

Pero siguieron cantando.

Cantaremos a los nazis lo que no podemos decir, dijo Schächter, que murió en Auschwitz en 1945.”

De esta imperecedera obra habrá este año en España al menos una interpretación que se llevará a cabo en el Auditorio de Oviedo (si el coronavirus lo permite) con el reparto siguiente:

 

 

 

 

Captura de pantalla 2019-07-28 a las 13.31.58

un importante reto para todos ellos. Mucha suerte!.

José Man del Macias Romero

Invierno 2020

 

 

SEIS AÑOS CON VOSOTROS Y AMENAZO SEGUIR

Portada de Farkas

“La música es el arte más directo, entra por el oído y va al corazón”

(Magdalena Martínez)

 

El 27 marzo 2020, se cumplen 6 años de la aparición en Facebook de esta página.

Aprovecho la ocasión para dar las gracias como autor y administrador de estas reflexiones musicales a cuantas personas les ha parecido bien acercarse a los contenidos que bajo este epígrafe se han tratado a lo largo de estos años.

Las estadísticas, dicen que el público mayoritario que se molesta en leer estos trabajos son mujeres jóvenes o adultas; las interacciones de hombres son meramente testimoniales y muchas de ellas provienen del mundo profesional que de paso han contribuido al crecimiento de mis amistades musicales.

Como internet ha empequeñecido el mundo actual, no puedo dejar atrás a todos los seguidores que lejos de nuestro país siguen estos posts; muchas gracias por vuestros estímulos, estéis en el lugar que sea porque la música no entiende de fronteras y de eso es de lo que se trata de música y músicos.

Para celebrarlo, os dejo con este artístico vídeo grabado en el Teatro de Reggio Emilia, encontrándome presente entre el público que ocupó todas las localidades y en el que se interpretaron obras del Padre de la Música: Juan Sebastián Bach que se marchó al otro mundo ciego de tanto escribir en el pentagrama cuando ni siquiera existía luz eléctrica.

 

 

José Mel. Macias Romero

Invierno 2020

 

DE MÚSICOS Y FOBIAS

Portada de Farkas

 

“La música es un mundo dentro de sí mismo, es un lenguaje que todos entendemos.”          (STEVIE WONDER)

 

Precisamente por lo que dice Stevie Wonder, la música como cualquier arte, es también terreno abonado para las fobias. Cualquiera que tenga algún amigo músico habrá comprobado que en el fondo de su personalidad puede anidar una fobia relacionada con su profesión: a la música contemporánea, a interpretar en cierta sala, a un determinado compositor o director, etc., etc.

Hay un caso en la historia de la Música que llama poderosamente la atención: W. Amadeus Mozart y su fobia hacia la trompeta y a tales efectos cuenta Andreas Schachtner, músico que solía frecuentar la casa de los Mozart y relata  sobre el niño prodigio:

“Casi hasta los 10 años sintió un horror irracional por la trompeta, sobre todo cuando la tocaban sola sin ningún acompañamiento, bastaba con que le enseñaran una trompeta y le hacía el mismo efecto que si le hubieran puesto sobre el corazón una pistola cargada.

El padre, en su afán por librarle un día de este terror infantil, me pidió que tocase cerca de él, a pesar de su rechazo.¡Dios mío, nunca debí haberle obedecido! Apenas percibió el sonido estrepitoso del instrumento, palideció, empezó a desvanecerse, y si yo hubiera continuado, seguramente habría tenido convulsiones.”

Claro, Mozart por razones obvias no pudo conocer los sonidos que un experto como Maurice Andre sacaba a un bonito instrumento como la trompeta pero vosotros ahora podéis, si queréis,  admirar a este ilustre trompetista, os dejo unos minutos con él.

 

José Mel. Macias Romero

Invierno 2020

 

 

CUANDO HERMANN SCHERCHEN ME PRESTÓ LAS PALABRAS.

 

Portada de Farkas

Puede ser que a algunos de vosotros y en ciertas ocasiones, les haya ocurrido lo que me sucedió el pasado 16 de agosto 2013 después de visionar y escuchar el concierto de apertura del Festival de Lucerna.

El Festival de Lucerna, que acertadamente cada año se presenta bajo un título monográfico que viene a sintetizar el contenido de su programación general, lo hacía este año bajo el lema: ¡ VIVA LA REVOLUCIÓN !.  Para colmo, este año cumplía su 75 aniversario ya que el 25 de agosto de 1938 Arturo Toscanini con la bella partitura de Richard Wagner: El idilio de Sigfrido, daba la salida a esta extraordinaria iniciativa cultural- musical que se ha venido desarrollando en las orillas del lago de los Cuatro Cantones en la preciosa ciudad de Lucerna (Suiza).

También, es necesario decirlo, se cumplían 10 años desde que en 2003 Claudio Abbado tomara las riendas de la dirección musical del festival y de su nueva orquesta ¨Festival de Lucerna¨ (esa, considerada por muchos, la orquesta de las orquestas por la magnífica excelencia individual de sus componentes).

Visitar Lucerna durante el transcurso de su festival, resulta una de las tareas más gratificantes que podamos conceder al mundo de los sentidos. Incluso para los no cercanos a la música, será una experiencia digna de vivirse al menos una vez en la vida. La belleza natural que ofrece la ciudad, la bondad de su clima en verano, su rica y variada gastronomía y el excelente trato que muestran los lugareños al turista, garantizan, eso sí, a los que puedan disponer de recursos económicos suficientes, una estancia maravillosa que perdurará en el recuerdo de manera incontestable para toda la vida.

Como la economía no me permitía este año estar presente en el festival, salvé la situación gracias a la excelente labor que en pro de la cultura lleva a cabo la cadena ARTE que en su web ARTE LIVE, retransmitían en directo y en tiempo real el concierto inaugural. Como viene siendo habitual desde 2003, Abbado y su orquesta abrían 31 días de música para la ciudad y para todo el planeta por medio de la citada web.

 

Brahms, Schoenberg y Beethoven aportaban las primeras partituras de esta 75 edición.  Quedé tan felizmente sorprendido del trabajo que Abbado y sus  ¨amigos¨ hicieron con la popular tercera de Beethoven “EROICA¨ que cuando sonó su último acorde, me resultaba imposible describir lo que mis ojos y oídos acababan de contemplar. Me viene a la memoria haber padecido similar síndrome, el día que en la toscana Florencia me encontré delante del David de Miguel Angel.

Mi insolente deseo de encontrar palabras adecuadas y justas para describir lo que acababa de presenciar, se vio saciado a los pocos días y de forma fortuita . Repasaba, a finales ya de agosto, un viejo libro que conservo como un tesoro: El arte de dirigir la orquesta, de Hermann Scherchen (estudioso musical y famoso director de orquesta) y en él y en sus primeras páginas, tenía subrayado el siguiente texto:

¨Una ejecución en la que la obra parezca brotar de sus propias energías, en la que no haya ni un solo crescendo impuesto por arbitrario designio, ni un solo ritardando, ni un solo rubato obtenidos a la fuerza, y en la que el curso del desenvolvimiento tenga la misma naturalidad que el ritmo de la respiración. Las condiciones necesarias para esta realización son un grado supremo de intensidad  en la representación mental de la obra, y una materialización sonora de una corrección técnica absoluta¨

Estas son las palabras, las frases, en definitiva el texto que yo urgía para romper mi bloqueo emocional que explicara además con palabras la belleza sonora que recibí la mencionada tarde agosteña. Nada me extrañaría que para Abbado haya sido su mejor trabajo artístico con la tercera beethoveniana a pesar de sus conocidas intervenciones de esta misma obra con los filarmónicos de Viena y Berlín. Pero esta vez, en Lucerna, siempre bajo mi personal punto de vista, había dos factores que ejercían su implacable influencia para que así sucediera:  el primero su edad, 80 años, y por tanto su carga de experiencia profesional y el segundo, ser plenamente consciente de que ante sí, detrás de los atriles, tenía una plantilla de profesionales (elegidos personalmente por él) a los que podía exigir, hasta extremos inverosímiles, todos los recursos que posee este arte para conmover a las personas y en definitiva hacer que la música toque el corazón.

Y se palpaba esta conmoción en la pantalla de mi ordenador tanto cuando las cámaras enfocaban al público presente en la sala como a los titulares de los atriles, que me consta, fueron gratamente impresionados por su propio trabajo así como el del director que tenían ante sí.

Una página más de la serie ¨especial ¨ que últimamente viene escribiendo este insigne milanés que por cierto, acaba de ser nombrado honoríficamente como senador vitalicio de la República italiana; un título más para su merecida colección de reconocimientos y menciones.

Os puedo garantizar que cuando salga a la venta el DVD que contendrá esta tercera de Abbado en Lucerna y la disfrutéis, llegaréis a la conclusión de que habrá merecido la pena invertir en esta obra de arte que a mí, y a muchos, nos dejó conmocionados la calurosa tarde el 16 de agosto 2013.

Finalizo con una última reflexión:  Prestar palabras en ciertas ocasiones, puede proporcionar mucha felicidad al destinatario de la prestación, una felicidad que no puede ser comparable con las prestaciones materiales de cualquier tipo que sean.

sello

Este texto fue publicado en su día pero estimo sigue vigente cuando vuelvo a ver en la web de ARTE TV el citado evento. Más aún siendo este año el 250 aniversario del nacimiento del Genio.

BEETHOVEN 250

beethoven

¡Es tan hermosa la vida, poder vivirla mil veces! pero no una vida tranquila, siento que no estoy hecho para eso.”                 (L. van Beethoven)

 

El 16 de diciembre próximo terminarán todos los actos que durante 2020 conmemorarán el 250 aniversario del nacimiento de Beethoven.

En otras ocasiones y con motivo de similares acontecimientos (ya sean fechas de: nacimientos o muertes) me he manifestado sobre este tipo de celebraciones.

Lo más positivo para mi, las oportunidades que abren para que muchas personas se acerquen  a la vida y obra de los personajes que se homenajean. El resto, mercadotecnia cultural en busca de ventas para engrosar arcas.

He preferido iniciar con foto y cita del alemán porque la misma pone de manifiesto su enorme talla humana ya que la productiva-artística seguro que es más conocida de todos. En esta misma línea, si se me pidiera qué hacer durante esta larga conmemoración (cosa que no sucederá), le daría este consejo: lea detenidamente el documento suscrito de su puño y letra  titulado “Testamento de Heiligenstadt”. Seguro que esta lectura le será mucho más útil si quiere saber de su perfil humano  que cualquier biografía por rigurosa que pueda ser y que siempre vendrá marcada por subjetividades obligadas.

Este documento lo puede obtener en internet con suma facilidad y es corto.

En cuanto al conocimiento de su ingente obra artística en las diversas plataformas digitales encontrará una amplia gama para profundizar en su acercamiento y sin coste alguno.

Termino, como a la música en directo no llega nada, tendrá la oportunidad entre tanto evento beethoveniano de asistir a alguno y espero tenga suerte en su elección para que comience o aumente su “enganche” a este gran genio que ha marcado la música de todos los tiempos.

sello

Invierno 2020.

 

 

SERVIR A LA MÚSICA

Portada de Farkas

 

“He conocido a pocos directores como Abbado que a la vez que se entregan con tanta pasión a la música no lo hagan con la dramaturgia teatral de algunos.”

(Wolfram Christ, primer viola en Filarmónica de Berlín y Lucerna Festival)

 

Seis años ya desde que te fuiste una mañana fría del 20 de enero 2014 en Bolonia; como cada año y desde entonces, no quiero dejar pasar la oportunidad de contarte cómo está el panorama musical desde que nos dejaste.

Para ello, en esta ocasión, he preferido tomar una frase que te dedicó tu amigo Wolfram Christ y que a mi juicio destaca algunas de tus bondades artísticas al tiempo que señala los grandes defectos de la música actual: ausencia de auténtica pasión por la música y excesos de teatralidad en la gesticulación desde el podio.

La pasión musical a mi modo de ver está siendo sustituida por el interés económico porque la pasión supone como bien sabes mucha entrega y muchas horas de estudio y hoy abunda la prisa para ganar más. El exceso de teatralidad  que no lleva a ninguna parte porque nada transmite, es desgraciadamente hoy el rey del podio pese a la contrariedad que le supone a muchos profesionales en sus atriles y que incluso se avergüenzan de tanto gesto sin sentido y vacuo.

Que lejos!, querido amigo, todo esto de tu magisterio musical pero habrá que ser pacientes porque llegará el día en que estas nocivas tendencias acaben y las interpretaciones vuelvan a ser el resultado de un profundo trabajo acompañado de una fuerte pasión.

Hoy, me vas a permitir que recomiende a mis amigos el fabuloso trabajo que hiciste con la Novena de Mahler en Lucerna y con tu orquesta del Festival. Para mí, una auténtica obra de arte que no dudaría colocar para su estudio en las videotecas de las Escuelas de Dirección Orquestal de todo el mundo.

De sobra sabes que mi encabezamiento en la ocasión es una de tus frases preferidas: SERVIR A LA MÚSICA.

 

José Mel. Macias Romero

Invierno 2020

 

 

 

FORZAR LA INSPIRACIÓN MUSICAL

Portada de Farkas

“SÓLO HAY DOS COSAS QUE MEREZCAN LA PENA, LA BUENA MÚSICA Y UNA CONCIENCIA LIMPIA.”

(Paul Hindemith)

 

Hindemith, alemán de nacimiento (1895-1963) dominaba la composición musical, la viola como instrumento y además era un notorio musicólogo.

Se cuenta que, el 19 de enero de 1936 viajó a Londres con el fin de estrenar su último concierto para viola que el mismo interpretaría.

Pero, inesperadamente el 20 del mismo mes fallece el rey Jorge V y con tal motivo su concierto previsto para el 22 enero queda suspendido por los días de luto oficiales.

Los organizadores del evento, sabedores de las dotes de Hindemith en composición, le convencen para que inmediatamente componga algo alusivo al fallecimiento del monarca.

A las 11 de la mañana del día 21 enero en un despacho que facilita la BBC, comienza su nueva y sorprendente tarea.

A las 5 de la tarde del mismo 21 de enero el encargo estaba terminado con el nombre de: Música fúnebre en homenaje al difunto. Al atardecer del mismo día la BBC retransmitía la partitura que dirigía Adrian Boult con la interpretación a la viola del propio Hindemith.

Más interesante aún esta historia cuando sabemos que muchos compositores precisan de meses o años para hilvanar una partitura de música independiente de su calidad.

Termino dejando un vídeo de esta Música fúnebre de Paul Hindemith.

 

 

José Manuel Macias Romero

Primavera de la Covid-19 (2020)

 

DATO CONTUNDENTE Y CLARO

Portada de Farkas

 

Según revista especializada la Asociación Alemana de Orquestas ha dado a conocer el número de espectadores que asistieron en la temporada 2015/2016 a conciertos de música clásica en aquel país ( conciertos, recitales, óperas, etc.,) y lo compara con el que en el mismo período sumaron los asistentes a partidos de fútbol de la Bundesliga.

 

El resultado: Bundesliga reunió a 13,2 millones de espectadores

Los auditorios y teatros reunieron 18,2 millones.

 

Goleada de 5 millones de la música al fútbol utilizando una expresión futbolera .

Cada cual es libre de interpretar este dato como quiera, personalmente a mí, me alegra que un pueblo como el alemán no se olvide de hijos tan ilustres como: Bach, Beethoven, Schumann, Häendel, R. Strauss, Wagner, Mendelsshons, Brahms, etc., y siga cultivándolos con la misma pasión a pesar de los años transcurridos.

Os dejo 9 minutos de una formación alemana que causa admiración en el mundo entero la Filarmónica de Berlín con Abbado interpretando a Mahler en el cien aniversario de su muerte.

 

 

 

José Manuel Macias Romero

Invierno 2019

 

 

 

 

POR QUÉ NO?,SI LA MÚSICA GANA

Portada de Farkas

” El arte de la música es el que más cercano se halla de las lágrimas y los recuerdos.”

(OSCAR WILDE)

 

Con 7 años, escuchaba en casa ese programa radiofónico que lideraba Alberto Oliveras con fines exclusivamente solidarios. La sintonía musical del programa “Ustedes son formidables” era un trozo del Allegro con fuoco  (4º movimiento de la Sinfonía del Nuevo Mundo de A. Dvorâk)

Como un “gusano musical”, esos compases de la sinfonía hicieron mella en mis neuronas y deseaba ansiosamente que llegase el día de un nuevo programa de radio para disfrutarla una vez más.

Desde entonces, son innumerables las audiciones que llevo realizadas de la citada sinfonía completa, ayer la última vez , una excelente versión del reciente fallecido Mariss Jansons con la Filarmónica de Berlín que se guarda en los archivos de la orquesta como si de un tesoro se tratara.

Con estas vivencias, me pregunto: ¿por qué no utilizar la buena música para sintonías en radios y televisiones, anuncios comerciales, etc., etc.?.

Discrepo de ciertos “puristas” porque creo que utilizada de ese modo, la buena música sale ganando, suma adeptos y conocimientos nuevos que dicho sea de paso es muy necesario para ella y por supuesto para nosotros.

Si os apetece, en youtube encontrarán excelentes versiones de esta obra, la versión que cito de Jansons con los berlineses únicamente está disponible para los abonados a Digital Concert (plataforma digital de la Filarmónica).

José Manuel Macias Romero

Otoño 2019.

 

LA EDUCACIÓN DEL OÍDO ¿PUEDE MEJORARNOS COMO HUMANOS?

Portada de Farkas

 

En los tiempos actuales, pocos favorables para escucharnos y entendernos a pesar de la urgente necesidad de ello, les traigo una reflexión del maestro Daniel Barenboim que además de interpretar al piano o con la batuta a las mil maravillas, le encanta hacer públicos sus pensamientos filosóficos en forma de libros.

Me refiero a su libro: El sonido es vida, en él se ocupa sobre la educación del oído de la siguiente forma:

“La educación del oído es quizá mucho más importante de lo que podemos imaginar no sólo para el desarrollo de cada individuo sino también para el funcionamiento de la sociedad y, por tanto, también de los gobiernos. El talento musical, la comprensión de la música y la inteligencia auditiva son áreas que a menudo están separadas del resto de la vida humana, relegadas bien a la función de entretenimiento o al esotérico reino del arte de élite. La capacidad de escuchar varias voces al mismo tiempo captando la exposición de cada una de ellas por separado, la capacidad de recordar un tema que hizo su primera entrada antes de un largo proceso de transformación y luego reaparece a una luz diferente, y la habilidad auditiva de reconocer las variaciones geométricas del tema de una fuga son todas ellas cualidades que potencian la comprensión. Quizás el efecto acumulativo de estas habilidades y capacidades podría formar seres humanos más aptos para escuchar y entender varios puntos de vista al mismo tiempo, más capaces de valorar cuál es su lugar en la sociedad y en la historia, y seres humanos con más posibilidades de captar las similitudes entre las personas que las diferencias que las separan.”

Puede que su trabajo en West-Eastern Divan Orchestra le haya llevado a esta conclusión conforme a sus propias vivencias. Os dejo el presente trabajo del maestro que pone de manifiesto sus grandes dotes musicales.

 

José Manuel Macias Romero

Otoño 2019