MAHLER, ANÉCDOTA CARGADA DE SIMBOLISMO

Precisamente, en esta casita de madera situada en Toblach y en la que se retiraba GUSTAV para componer, el último verano (1910) de su vida ocurrió una anécdota que nos cuenta BRUNO WALTER en su extraordinario libro: GUSTAV MAHLER.

«Estando tranquilo en su casita, le llamó la atención un ruido incomprensible, y de repente algo «terriblemente oscuro» entró como un proyectil por la ventana; al levantarse horrorizado, Mahler se dio cuenta de que se trataba de un águila, cuyas idas y venidas desordenadas parecían llenar todo el reducido espacio. Esta espantosa aparición apenas duró nada; el águila volvió a irse tan deprisa y tan bruscamente como había entrado. Entonces, mientras Mahler, sin  fuerzas, se dejaba caer sobre el sofá, un cuervo salió de debajo de aquel mueble. El refugio musical de Mahler se había convertido en la palestra de la lucha incesante de «todos contra todos» . 

Y, Bruno Walter, después de contarla comenta en su libro: «Esta anécdota reflejaba todo el horror que le inspiraba la terrible crueldad de la naturaleza, había sido siempre la raíz misma de la profunda tristeza de su alma; este incidente la había reavivado.

Personalmente, me pregunto: ¿podría esta curiosa anécdota, cargada de simbolismo, tener su correspondencia temática en los trabajos que le ocupaban en esas fechas para su Décima sinfonía?.

Escandalosa primavera 2023 por su calor.

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s