EL GENIO Y SUS CIRCUNSTANCIAS. BEETHOVEN

Portada de Farkas

 

Hijo de un mediocre músico además alcohólico, ¿podemos imaginarnos el ambiente familiar que recibía en 1770 al genio de Bonn? Por si fuera poco, posteriores y graves enfermedades le asedian durante toda su vida para concluir en su madurez con el peor castigo para un artista de esta naturaleza: la sordera.

¿Nos podemos imaginar el sufrimiento que le supondría no poder percibir los sonidos, materia prima fundamental de su trabajo? ¿Nos lo podemos imaginar inventando toda clase de artilugios para al menos captar algunas vibraciones sonoras?

Ante tanta adversidad, no es extraño oírle alabar ciertos momentos de paz y serenidad; en 1815 escribiría al encontrarse en un hermoso lugar:

“Dios de los bosques, Dios todopoderoso! ¡Soy feliz y me siento bendito en los bosques, pues cada árbol me hace oír tu voz! ¡En estos valles y estos bosques se respiran la calma y la paz necesarias para servirte!

Parece imposible que un corazón tan desgarrado por el sufrimiento físico y psíquico  pudiera escribir páginas tan bellas para la Historia de la Música y resulta chocante saber que quien dejó tan impresionante legado artístico a la humanidad, muriera en la más absoluta miseria económica mientras algunos acumulan fortunas marcando los compases de su música.

beethoven.png

Otoño 2017

sello

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s